Y el afelio se hizo viral

Contenido principal del artículo

Enrique Gómez Treviño

Resumen

A pesar de que sabemos que la Tierra es redonda, no deja de ser contraintuitivo imaginar que vivimos sobre una esfera, y que en estos momentos la gente en China está caminando con la cabeza hacia abajo, y que en algún lugar intermedio se camina horizontalmente. En perspectiva, primero hubo que aceptar la idea de la esfera y luego repensar y buscarle explicación, como de hecho se le dio mucho después con la fuerza de gravedad. Fueron los viajes largos, terrestres y marítimos, los que permitieron contrastar observaciones realizadas en lugares distantes cuya única explicación era que vivíamos sobre una esfera. Civilizaciones antiguas muy avanzadas como los mayas no llegaron a plantearse lo de la esfera porque el efecto no es notorio localmente.


Actualmente no es necesario viajar para comparar observaciones realizadas en lugares distantes. Estudiantes de preparatoria en diferentes puntos del país, o incluso del mundo, equipados solamente con una estaca y una regla de medir, podrían intercambiar fotografías simultáneas de la sombra de la estaca. Verían que las sombras tienen diferentes longitudes y direcciones. A mayores distancias mayores diferencias, pero no arbitrarias sino en patrones regulares dependiendo de los puntos cardinales. Buscando explicaciones, sin duda llegarían a la conclusión de que la única forma de entender el comportamiento de las sombras es que todos vivimos sobre una esfera.  


La XXV olimpiada se centró alrededor de la inclinación del Sol en diferentes latitudes y longitudes, relacionándola con las estaciones del año y la medición del radio de la Tierra. También se incluyó el fenómeno diario y anual del retraso de la máxima temperatura con respecto a la máxima radiación que se recibe del Sol.

Detalles del artículo

Cómo citar
Gómez Treviño, E. (2023). Y el afelio se hizo viral. GEOS, 43(2). Recuperado a partir de https://geos.cicese.mx/index.php/geos/article/view/74
Sección
Artículos